Idioma:      

Convento e Iglesia de San Francisco

4.4/5 (6 Votos)
Convento e Iglesia de San Francisco
El Conjunto Religioso de San Francisco es uno de los más hermosos e importantes centros religiosos del departamento de Lima. Posee catacumbas y pasajes subterráneos donde se pueden observar los restos de más de 25 mil personas.

Convento e Iglesia de San Francisco

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • (6 Votos)

Puntuación:

Dirección

Dirección: Plaza San Francisco Lima (Jr. Ancash con Jr. Lampa)
Departamento: Lima
Provincia: Lima
Distrito: Cercado de Lima

Contenido

Convento e Iglesia de San Francisco
Generalidades
Nos puedes ayudar a completar esta parte ! Para utilizar nuestro sistema de edición, presiona el botón en el título de esta sección.

Nos puedes dar tu opinión acerca de este contenido ! Para comunicarte con nosotros, presiona el botón http://www.nextstopperu.com/userfiles/images/Boton%20Wiki.png en el título principal.

El Conjunto Monumental San Francisco de Lima, ubicado a dos cuadras de la Plaza Mayor de Lima en el Centro Histórico, es uno de los más hermosos e importantes centros religiosos de la capital. Se trata de un complejo arquitectónico colonial constituido por un convento y por 2 iglesias ubicadas alrededor de éste: la Iglesia de La Soledad e la Iglesia El Milagro. Es fácilmente reconocible por su fachada amarilla de estilo barroco limeño. Posee unas catacumbas donde se encuentran los restos de más de 25,000 personas.

Inició su historia en 1535, cuando Francisco Pizarro designó a la orden franciscana un espacio sobre el cual el Fray Francisco De La Cruz construyó una pequeña capilla. Después de un tiempo, el padre tuvo que ausentarse y el solar quedó abandonado. Fue entonces cedido a la orden dominicana. Después de una década, llegó a Lima Francisco de Santa Ana quien, después de recuperar el terreno, edificó una pequeña y modesta iglesia. Ésta fue objeto de ampliaciones, arreglos y decoraciones durante los años siguientes y se convirtió en una maravilla del arte en la época virreinal. Sin embargo, el gran terremoto de 1655 derrumbó el edificio, destruyendo sus incalculables riquezas artísticas. Después de ello, por iniciativa de Francisco de Borja, se empezó a reconstruir el convento, inaugurándose en 1672. Desde ahí el convento fue adquiriendo numerosas piezas y obras de arte, donadas o realizadas para embellecer el convento, convirtiéndose en un lugar de gran valor artístico y cultural.

Cúpula de media naranjaLa visita empieza subiendo una escalera que conduce hasta el segundo nivel. Al levantar la vista al subir las escaleras, se puede observar una cúpula de media naranja, trabajada en madera de cedro traída desde Centro América. Por su acabado y dimensiones, la cúpula, de diseño mudéjar, no tiene comparación en todo el continente americano. Predominan figuras geométricas esculpidas en la madera, en las cuales anteriormente estaban colocados unos vitrales que permitían el ingreso natural de la luz y que lograba producir un hermoso juego de luces. Pero actualmente está cubierto para evitar su deterioro. La cúpula actual no es la original, elaborada en 1625, es en realidad la tercera y fue elaborada en el año 1969. Entonces es bastante reciente.

Una vez en el segundo piso, la visita sigue con la biblioteca principal del convento, del siglo XVII. Con sus 25,000 libros aproximadamente, es considerada una de las más importantes de Sudamérica, junto con la de Quito, Ecuador. Entre sus inestimables obras, figuran crónicas franciscanas de los siglos XV al XVIII, un Atlas o Teatro de Todo el Mundo de mediado del siglo XVII, algunos tomos del primer Diccionario editado por la Real Academia de la Lengua Española, la célebre Biblia Regia editada en Amberes entre 1571 y 1572, más de 6,000 pergaminos, y numerosas obras de jesuitas, agustinos, benedictinos y carmelitas. Se encuentran libros acerca de diversas materias como el derecho canónico, el derecho eclesiástico, la filosofía, la teología, la literatura o la historia. También se encuentran una gran variedad de biblias. Están escritos en latín, español, francés, portugués, italiano, hebreo, arameo e incluso en aymara y quechua.

BibliotecaEn la parte central de la biblioteca se encuentran ejemplos de libros corales colocados en un facistol. Estos libros de gran tamaño pesan hasta aproximadamente 25 kilos pues las hojas están hechas con piel de cordero y la cubierta es de madera revestida en cuero de res. En la parte central de la sala se pueden observar dos escaleras de caracol que conducen al segundo nivel, ambos trabajados en madera de cedro. En el techo, hay 4 ventanas que, junto con los ventanales laterales, permiten el ingreso de la luz natural para evitar al máximo el uso de velas, las cuales podrían resultar peligrosas por la gran cantidad de libros presentes en la biblioteca.

Sillería CoralLa visita sigue con el coro principal de la iglesia, lugar donde se reunían los franciscanos para sus oficios o ceremonias religiosas. Allí se puede observar una impresionante sillería coral de estilo barroco trabajada en madera de cedro traída desde Panamá durante la segunda mitad del siglo XVII y XVIII. Tiene 130 asientos distribuidos en dos filas: 59 asientos bajos y 71 altos. A notar la presencia de mascarones que servían como punto de apoyo y así dar la apariencia de estar parados durante los largos oficios. Se pueden también observar el tremendo facistol dónde se colocaban los pesados libros corales y que podía girar permitir una mejor lectura. El órgano tubular, ubicado al lado de la sillería, fue elaborado en el año de 1901 por el italiano Inocente Fogria. Tiene más de 1000 tubos de diferentes tamaños y medidas, hechos a base de plata y de aleación de otros metales. Funciona a pedal, pero en la actualidad ya no se usa. Desde el coro principal se tiene una buena vista sobre la Iglesia de San Francisco y su altar.

Al bajar hacia el claustro principal, se pasa por la penitenciaría, donde los Franciscanos practicaban la penitencia o castigos corporales. En la actualidad solo se usa como sala de exposiciones temporales, actualmente, un homenaje a San Francisco Solano para conmemorar los 400 años su muerte, en 1610. El claustro principal es un lindo patio alrededor del cual se distribuían los diferentes ambientes del convento. Está decorado con azulejos realizados en Sevilla en 1620. En la parte superior se encuentran lienzos con escenas de la vida de San Francisco de Asís, elaborados entre 1671 y 1672, justo para la inauguración del convento. En el techo hay un hermoso artesanado trabajado en madera de cedro traída desde Nicaragua y colocada con la técnica del machihembrado (técnica que consiste en unir las piezas macho y hembra con presión, sin necesidad de usar pegamento). Se puede observar también, en los 44 pilares que rodean el claustro, imágenes de santos y mártires franciscanos. Encima de los azulejos se puede ver también la Serie de la Vida de San Francisco de Asís al óleo, colección de 36 lienzos al óleo ubicados en la parte superior de los azulejos, realizados durante el siglo XVII.

En la Sala Capitular, los Franciscanos trataban temas de importancia, tomar decisiones, realizar elecciones en sus capítulos conventuales o recibir a los prelados. Destaca un retablo barroco del siglo XVIII  en madera de cedro y revestida en pan de oro. La sala capitular es una sala histórica, ya que en ella el clero regular firmó el Acta de la Independencia, mientras que los miembros del clero secular la firmaron en la Catedral de Lima.

La Sala Profundis, llamada así porque en ella los Franciscanos iban a orar el Salmo profundis, se es llamada Sala Museo en la actualidad. Contiene una colección de 11 lienzos del siglo XVII con escenas de la Pasión de Cristo y atribuidas al pintor Flamenco Pedro Pablo Rubens. En todos se utiliza la técnica del claro-oscuro que consiste en iluminar al personaje principal para darle mayor realce. En la parte frontal de la sala hay una cripta donde está enterrado Luis de Castilla Altamirano, benefactor de la orden, acompañado de su esposa u otro familiar. Esta cripta es privada y no tiene conexión con las catacumbas.

En el Refectorio (o comedor), se encuentra la famosa colección de quince lienzos que representan a los Doce Apóstoles, a Cristo Redentor, la Virgen María y San Pablo. En el fondo de la sala se encuentra el lienzo de la Última Cena, pintado por el artista Belga Diego de la Puente en el siglo XVII. En esta Última Cena versión peruana, hay elementos y personajes poco frecuentes, como el cuy como plato principal, una mesa ovalada y no cuadrada, los personajes principales o apóstoles recostados en sus divanes muy a la usanza romana y un rocoto.

En la Sacristía, se encuentran 35 tallas de maderas de imágenes de Santos y mártires de la orden. En ella destacan 3 imágenes de mayor tamaño: “La Inmaculada Concepción”, “Cristo Redentor” y “Santa Catalina de Alejandría”. En el lavabo acudían los sacerdotes para lavarse las manos como símbolo de purificación antes de ingresar a celebrar la misa. Está trabajado en mármol y posee 3 mascarones de bronce y de las cuales antes brotaba agua.

CatacumbasLa visita finaliza con la generalmente muy esperada visita de las catacumbas. Se encuentra ubicada exactamente debajo de la Iglesia Principal y fue construido hace más de 3 siglos para dar cristiana sepultura a los vecinos de la ciudad, miembros de las hermandades y cofradías y a los mismos sacerdotes, pues en ese tiempo la ciudad de lima carecía de un cementerio. Las catacumbas fueron usadas como cementerio hasta inicios del siglo XIX cuando en 1808 se construyó el primer cementerio de la ciudad Lima, el Presbítero Matías Maestro (que actualmente solo se utiliza como Museo). Sin embargo, se continuaron utilizando para realizar entierros hasta que en el año de 1821, Don José de San Martín lanzó el decreto para prohibir los entierros en las catacumbas y de ese modo, evitar las epidemias que podían ocurrir en la ciudad. No solo la Iglesia de San Francisco cuenta con catacumbas. La mayoría de las iglesias coloniales como Santa Ana en Barrios altos o San Lázaro en el Rímac, entre otros, también contaban con catacumbas. Pero las únicas visitadas por el momento son las de San Francisco.

Se pueden ver una clasificación de restos humanos, todos fémures, cráneos, tibias y perones ya que son los huesos que han resistido más el paso del tiempo. En San Francisco fueron enterrados aproximadamente entre 25,000 y 30,000 personas. No se puede dar una cantidad exacta pues no todas la galerías de las catacumbas han sido abiertas y cabe la posibilidad de que mientras se siga avanzando con las excavaciones se encuentren muchas más personas enterradas. En las catacumbas se encuentra pozos u osarios que tienen la función de absorber las ondas sísmicas en caso de movimientos telúricos. Uno de ellos tiene 10 metros de profundidad. Los pozos eran el destino final de algunos de los cuerpos, cuando se llenaban los sepulcros estos eran puestos en los pozos. En total hay 5 pozos en las catacumbas, todos utilizados con la misma finalidad.
Ubicación
El Convento San Francisco está ubicado en el Centro Histórico de Lima, a 250 m al este de la Plaza Mayor y a 8.5 km al norte del Parque Kennedy de Miraflores (+/- 35 min sin tráfico).
 
Dirección: Plaza San Francisco (Cruce Jr. Áncash con Jr. Lampa)
Distrito: Lima
Provincia: Lima
Departamento: Lima
 
Coordenadas: -12.04550, -77.02670
Horario
Museo: Todos los días, de 9.30 a 17.30
Iglesia: Todos los días, de 7.00 a 11.00 y de 16.00 a 20.00
Precios
Museo:
General: S/. 7.00
Estudiantes: S/. 3.50
Niños: S/. 1.00

Iglesia:
Gratuito
Contacto
Teléfono: 01-7197188
Fax: 01-7197189
Correo electrónico: informes@museocatacumbas.com
Sitio Internet: http://www.museocatacumbas.com
Información adicional
Fotos permitidas: No
Acceso para discapacitados: No

Fotos

  • Convento e Iglesia de San Francisco
  • Convento e Iglesia de San Francisco
  • Convento e Iglesia de San Francisco
  • Convento e Iglesia de San Francisco
  • Convento e Iglesia de San Francisco
  • Convento e Iglesia de San Francisco
  • Convento e Iglesia de San Francisco

Otros Servicios